Inicio > Blog > Propósitos de Año Nuevo que sabes que jamás vas a cumplir

Propósitos de Año Nuevo que sabes que jamás vas a cumplir

Estando a solo un día de Navidad y una semana de Año Nuevo, todos nos encontramos pensando en lo bien que la vamos a pasar en ambas fechas. La segunda en especial, suele ser mejor para divertirse a lo grande, con una buena comida, tragos en abundancia y montones de gente a la cual felicitar. Y con la cena y los brindis, viene también un punto que nunca pasa desapercibido cuando empezamos otro año: los tradicionales propósitos. Esas promesas que te haces a ti mismo con toda la convicción del mundo y que después de Enero (o antes), es probable que queden inconclusas.

año nuevo

Porque sí, a todos nos ha pasado (o nos suele pasar más bien) que nos hacemos propósitos para cambiar nuestro estilo de vida y al final, no es una sorpresa que se hayan olvidado “misteriosamente”. Siempre son los mismos y hasta dan de que hablar cuando entre amigos, estamos buscando alguna cosa con la cual molestar al otro. ¡Y cómo olvidarnos de los clásicos!

Voy a bajar de peso

Este es el propósito más común de todos y hay que decir a su favor, que son muchas las personas que en verdad lo cumplen. Pero aceptemóslo, la mayoría lo hemos dejado de lado incontables veces. Y es qué ¿cómo no faltar a nuestra palabra con todo lo que se viene aún después del 31 de Diciembre? La rosca de reyes, los tamales del 2 de febrero, los chocolates durante el día de San Valentín y muchas otras comidas a lo largo del año que sin duda son difíciles de dejar. Además ¡cómo da flojera hacer ejercicio!

Voy a dejar de fumar/beber

Un propósito en el que pocas personas salen invictas, puesto que el tabaco y el alcohol son vicios difíciles de dejar. Y ya no digamos un individuo con adicción en estado crítico. Simplemente es complicado renunciar a un cigarro después de una buena comida o mejor aún, tras estar con la pareja o simplemente para relajarse si tuviste un día difícil. Y las cops ¡como dejarlas de lado? Después de incontables borracheras y aventuras con los amigos, ¿salir los fines de semana para mirar como ellos se divierten mientras tú sonríes en un rincón después de aceptar ser el conductor designado? ¡Jamás!

Voy a viajar

Muy bien, se trata de algo que todos haríamos sin dudar un solo momento. El problema viene cuando te das cuenta de que del dicho al hecho, hay una larga distancia que en este caso se ve obstaculizada por un detalle muy importante: el dinero. Claro que si juntas tus buenos ahorritos bien puedes acabar haciendo ese viaje a Europa con el que tanto has soñado o en su defecto, a alguna ubicación cercana como el Caribe. Lo malo es que no todos se pueden dar el lujo de contar con ese capital, sin mencionar que todavía hay que pedir los días en el trabajo o ver como le vas a hacer con todos los pendientes que tienes antes de partir.

Voy a cambiar de trabajo

Algo que a la mayoría de la gente le encantaría hacer para no soportar a su jefe o sus odiosos compañeros de oficina. La cosa es que hoy en día, encontrar un trabajo y más uno a tu gusto, no es algo que puedes hacer precisamente con mucha facilidad. Y te das cuenta de que debes quedarte donde estás si quieres sobrevivir. Así que te toca seguir soportando los gritos del licenciado o fingir que te agradan tus colegas, hasta que llegue la oferta laboral del tus sueños o juntes lo suficiente como para abrir tu propio negocio, ¡Pero se vale soñar, de que se puede, se puede!

Voy a ser más tolerante como los demás

¡Mucha suerte con eso! Aguantar los comentarios mal encarados de la suegra, a ese compañero de la escuela al que odias con todo tu ser, dejar de pelearte con tus hermanos por cualquier estupidez, no hablar mal de ese colega que tan mal hace las cosas en la oficina… ¡acéptalo! Solo las personas con una paciencia extraordinaria estarían en condiciones para lidiar con todo esto sin terminar explotando. Y tú no te cuentas entre ellas ¿o sí? Lo cierto es que casi nadie y antes de que llegues a medio año, ahí estarás, peléandote con esa gente a la que te habías prometido “tolerar más porque a fin de cuentas todos nos equivocamos”.

Voy a ir al gimnasio/hacer más ejercicio

Bien podría entrar dentro del primer propósito, aunque la verdad es que muchos individuos encuentran más fácil comer menos que ponerse en forma. Y es que a veces te haces esta promesa no tanto para bajar de peso, sino para presumir un cuerpazo. Lástima que el gimnasio quede tan lejos, sea tan caro y haya demasiada pereza como para ir. ¿Salir a caminar o correr? ¡Qué flojera!

En fin… y tú ¿cumplirás tus propósitos este año que viene? 🙂

Sobre Eveday

Te podria interesar

Lo mas viral (Despacito)

Quién no a escuchado esta canción? Fue la cancion mas sonada, en todo el mundo …

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *