LosMX.com > Comida Mexicana > ¿Se te antoja un rico plato de pozole?

¿Se te antoja un rico plato de pozole?

Si hablamos de platillos típicos mexicanos, el pozole es sin duda uno de los más sabrosos que podemos encontrar. Ya sea rojo, blanco o verde, siempre cae bien tomar un buen plato caliente además de que se puede elegir entre muchas variedades. Actualmente no encuentras solo de pollo o de res, sino también con salchicha ¡y hasta con camarones! Así como con una gran variedad de carnes y para quienes de plano le entran al vegetarianismo, también existe una versión adecuada de este plato. Sin embargo como suele suceder con muchos antojitos mexicanos, detrás de esta delicia se ocultan muchas curiosidades que forman parte de la historia.

pozole

El pozole se consume en México desde tiempos anteriores a la conquista española. A pesar de que con el tiempo surgieron variaciones de la receta, a la que se le agregaron ingredientes típicos de la cocina europea y hasta de la oriental; originalmente se elaboraba con carne proveniente del tepezcuintle, una especie poco conocida que pertenece a la familia de los roedores y habita en las selvas tropicales mexicanas. El maíz era otro elemento que hasta la fecha sigue presente en su preparación y que dada su presencia en la dieta común de la población, no podía faltar de ninguna manera en este platillo.

No obstante, se tiene conocimiento de detalles mucho más escabrosos antes de que los españoles arribaron a México. Y es que algunos estudios de antropología, han indicado el consumo de carne humana perteneciente a indígenas, que en épocas pasadas solían ser constantemente maltratados y asesinados, no solo por los conquistadores sino también por grupos étnicos más poderosos. El mismo emperador Moctezuma solía degustar platos humeantes de pozole, entre los cuales eran mezclados con el caldo, los restos pretenecientes a prisioneros que se ofrecían en sacrificios. Así mismo, la cacica Itzoapilli Tzapontzintli, era otro miembro de la realeza prehispánica que tenía la costumbre de saborear carne humana en pozole en compañía de quienes formaban parte de su corte. Incluso llego a ofrecerle esta escalofriante comida al explorador, Beltrán de Guzmán.

Los frailes que llegaban de España a cumplir con su labor de evangelización, muchas veces se encargaron de recabar recetas que atestiguaron estos hechos. Según testimonios pertenecientes a aquellos tiempos, este macabro manjar se asemejaba mucho a la carne de cerdo en el sabor y era de lo más normal consumirla, aunque ni siquiera era frecuente asarla de manera alguna. Más adelante esto se convirtió en un acto prohibido y fue como el puerco empezó a tomar su lugar en la elaboración deñ buen pozole.

¿A qué no te sabías todos los detalles que acabamos de comentar en el artículo de hoy? Por más escabrosos que puedan ser, lo cierto es que forman parte de la historia que rodea a nuestra nación; además de que no se puede negar que a la fecha, es un gusto comer un plato bien caliente de pozole con las afortunadas modificaciones que se le hicieron al pasar el tiempo. ¿Ya se te antojo uno?

Sobre Eveday

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*